Log in



¿Abre fácil…?

Bernard Gamot
Alumno de Español para Extranjeros – EOI ALICANTE

A la manera de Luís Piedrahita

Voy a hablaros de algo que desde hace mucho tiempo me preocupa sumamente: la mención “abre fácil”  en los envoltorios.

A ver si de verdad es tan práctico el “abre fácil” como dicen.

Primero, un poco de historia.

¿Sabéis quién inventó el “abre fácil”?

¿Dios? No. Dios hizo el mundo en 7 días   ¡y se nota! … por los detalles…

Asimismo, Dios inventó los cocos.

Imaginaos náufragos en el mar Caribe: llegáis nadando a la playa de una isla desierta, agotados, hambrientos, sedientos, encontráis un coco… ¿Y? Porque, sin machete ni cuchillo ¿cómo vais a abrirla, la nuez de coco?

Algo así debió pensar la persona que inventó el “abre fácil”. ¿Y quién fue?

Pues, la persona quien inventó “abre fácil” es la señora Doña la vaca que ríe.

Inventó el queso en porciones y después la cinta roja para abrir la porción.

Un recuerdo: de niño era scout y cada vez que iba de campamento, mi madre me ponía una caja de la vaca que ríe en la mochila.

En la merienda, sacaba la porción, tiraba la cinta roja y… “¡jolín, se me ha roto la cinta!” … casi siempre. No pasa nada: un mordisco y chupa que chupa… Igual mis colegas chupando, la porción de vaca que ríe en una mano y el tubo de leche concentrada Nestlé en la otra.

¿Y por qué el cura nos daba vueltas alrededor? … Sería porque no tenía una mujer  que le pusiera una caja de la vaca que ríe en la mochila. A menos que… Bueno, basta de polémica con el Papa.

¿Y qué tal de los  boquerones en aceite de oliva en embalaje de plástico?

Los que tienen una lengüecita “abre fácil”.

Otro recuerdo mío.

Hace un par de meses, teníamos un aperitivo que preparar, yo, estaba confeccionando un mojito, machacando la hierba buena, soñando con la chica de la publicidad, la que baila en una mesa, vestida de blanco… cuando, de repente, oí un “!JODER!” estruendoso. Era mi mujer. “Será grave” me dije, porque habitualmente ningún taco ni grosería sale de su boca. Es que es una mujer de muy buena estirpe, de buena familia. Un caramba, un córcholis o un mecachis pero nada impropio, no.

Me precipité a la cocina y encontré a la pobrecita llorando, torciéndose las manos. “Se me han roto una uña… esos puñeteros boquerones”. ¡Puñeteros¡ Sí que es grave.

Había estado dos horas esmaltándose las uñas y pegándose cristales de Swarosvki.  Total: un desastre y los boquerones todavía en el plástico.

Voy a por pinzas, agarro la lengüeta y desgarro el embalaje…  rotundamente…

“JODERRRRR …  Mi flamante jersey”

¡Coño! Un boquerón goteando aceite le había saltado al pecho en medio del bordado de Swarovski, y en cuanto al olor no os digo: boquerónel N° 5.

Otra cosa.

Los cepillos de dientes… El año pasado me compré uno de la publicidad de la tele. Lo diseña la NASA: cabezal flexible supersónico, mango ergonómico antideslizante … cuesta un pastón: 15 euros, en venta en las mejores farmacias.

De regreso en casa, en el cuarto de baño, los dientes atestados de fibras de espárragos y de ossobuco voy a abrir el blíster. A falta de pinzas, me lo abro con los dientes, brutal, como Rambo arrancando la clavija de una granada.

¡Joder (hostias)! Se me caen en el lavamanos el cepillo y…  un diente mío. 2000 euros en el dentista para un implante, más 15 por el cepillo, ¿comprendéis  porque dicen en la tele: “recomendado por el ilustre Colegio General de Dentistas de España”?

El último.

¿Habéis tenido una vez un lío con un preservativo?

Al Papa no le gusta: “Coito humanum es, preservativo diabolicum”.

A ver si va a tener razón…

No voy a explicaros el modo de empleo. Pero siempre hay un momento un poco lioso, complicado. Bueno, el chico, bastante tenso, busca a tientas el condón, abre la funda de un mordisco y… se come la goma. Hummm  Sabe a fresa.

Otra vez, aún más nervioso y “bis repetita”. Sería  por eso que los venden en caja de 12.

Si no… ¡vaya macho!

Quieto esta vez, con las dos manos y mucho cuidado… “ya está”.

Y la chica”: ¿ya está qué? ….. Pues nada, le puede pasar a todos”

Eso muestra que:

Si las mujeres son incapaces de leer un mapa de carreteras, a los hombres, en cambio, les cuesta mucho pensar  en dos cosas al mismo tiempo.

La Escuela Oficial de Idiomas de Alicante no asume la responsabilidad sobre las opiniones expresadas en los artículos firmados, la cual es exclusiva de sus autores.
Agradecemos a nuestros alumnos, profesores, colaboradores y patrocinadores su participación en la revista.

EDITA: Escuela Oficial de Idiomas de Alicante
COORDINACIÓN: Juan Tomás García Asensi
ISSN: 1886-1792